Páginas

21 octubre 2008

Domingo 26 de octubre

DOMINGO XXX DEL TIEMPO ORDINARIO
26 de octubre de 2008 (ciclo A, año par)



Primera lectura
Si explotáis a viudas y huérfanos, se encenderá mi ira contra vosotros

Lectura del libro del Éxodo 22, 20-26

Así dice el Señor:

«No oprimirás ni vejarás al forastero, porque forasteros fuisteis vosotros en Egipto.

No explotarás a viudas ni a huérfanos, porque, si los explotas y ellos gritan a mí, yo los escucharé. Se encenderá mi ira y os haré morir a espada, dejando a vuestras mujeres viudas y a vuestros hijos huérfanos.

Si prestas dinero a uno de mi pueblo, a un pobre que habita contigo, no serás con él un usurero, cargándole intereses.

Si tomas en prenda el manto de tu prójimo, se lo devolverás antes de ponerse el sol, porque no tiene otro vestido para cubrir su cuerpo, ¿y dónde, si no, se va a acostar? Si grita a mí, yo lo escucharé, porque yo soy compasivo.»

Palabra de Dios

Salmo responsorial
Sal 17, 2-3a. 3bc-4. 47 y 51ab

R. Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza.

Yo te amo, Señor;
tú eres mi fortaleza;
Señor, mi roca,
mi alcázar, mi libertador. R.

Dios mío, peña mía, refugio mío, escudo mío,
mi fuerza salvadora, mi baluarte.
Invoco al Señor de mi alabanza
y quedo libre de mis enemigos. R.

Viva el Señor, bendita sea mi Roca,
sea ensalzado mi Dios y Salvador.
Tú diste gran victoria a tu rey,
tuviste misericordia de tu Ungido. R.

Segunda lectura
Abandonasteis los ídolos para servir a Dios
y vivir aguardando la vuelta de su Hijo

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 1, 5c-10

Hermanos:

Sabéis cuál fue nuestra actuación entre vosotros para vuestro bien. Y vosotros seguisteis nuestro ejemplo y el del Señor, acogiendo la palabra entre tanta lucha con la alegría del Espíritu Santo. Así llegasteis a ser un modelo para todos los creyentes de Macedonia y de Acaya.

Desde vuestra Iglesia, la palabra del Señor ha resonado no sólo en Macedonia y en Acaya, sino en todas partes. Vuestra fe en Dios había corrido de boca en boca, de modo que nosotros no teníamos necesidad de explicar nada, ya que ellos mismos cuentan los detalles de la acogida que nos hicisteis: cómo, abandonando los ídolos, os volvisteis a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y vivir aguardando la vuelta de su Hijo Jesús desde el cielo, a quien ha resucitado de entre los muertos y que nos libra del castigo futuro.

Palabra de Dios

Aleluya
Jn 14, 23
El que me ama guardará mi palabra -dice el Señor-,
y mi Padre lo amará, y vendremos a él.

EVANGELIO
Amarás al Señor, tu Dios, y a tu prójimo como a ti mismo

Lectura del santo evangelio según san Mateo 22, 34-40

En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús habla hecho callar a los saduceos, formaron grupo, y uno de ellos, que era experto en la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba:

- «Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?»

Él le dijo:

- "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser."

Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él:

"Amarás a tu prójimo como a ti mismo."

Estos dos mandamientos sostienen la Ley entera y los profetas.»

Palabra del Señor



COMENTARIO

Amarás al Señor, tu Dios,
y a tu prójimo como a ti mismo

La Palabra de Dios que proclamamos hoy nos habla de la importancia de los mandamientos. Por eso, ante la pregunta sobre cuál es el mandamiento principal de la ley, la respuesta de Jesús no deja lugar a la duda: todos. Todos los mandamientos son importantes.

Porque los Diez Mandamientos no son más que una concreción del primer mandamiento: Amarás al Señor, tu Dios, con todo el corazón, con toda el alma, con todas tus fuerzas (Dt 4, 6-7). Incluso el amor al prójimo es, esencialmente, una consecuencia del amor a Dios.

Porque ser cristiano no consiste simplemente en cumplir una serie de mandamientos o normas. Ser cristiano es seguir a Jesucristo, reconocerle como único Maestro y confesarle como único Señor. Ser cristiano es estar enamorado de Jesucristo, es amar a Dios sobre todas las cosas, y, como consecuencia de ese amor, tener su mismo estilo de vida. Porque el amor exige fidelidad, y el que ama a Dios ha de vivir siguiendo las exigencias de ese amor.

Por tanto, no se trata de cumplir cinco o seis mandamientos. No se trata de superar un examen sacando un “aprobado". El que, de verdad, ama a Dios ha de ser fiel en todo, ha de cumplir los diez mandamientos. Por eso Jesús nos dice que toda la ley se resume en amar a Dios y al prójimo.

Porque en efecto, el que ama a Dios no vive en la idolatría ni toma su nombre en vano, y se esfuerza en santificar las fiestas. El que ama a Dios, por medio de la fe convierte al otro en un hermano, hijo del mismo Padre. Y el que reconoce al otro como un hermano, le ama: respeta y ayuda a su familia, no es violento con su hermano ni le mata, vive la castidad porque reconoce que su propio cuerpo y el de su hermano es templo del Espíritu Santo, no roba a su hermano, no le miente, no piensa ni desea cosas malas para nadie y no tiene envidia ni siente codicia por su hermano, precisamente porque el otro no es un rival, sino un hermano.

Además, como todo es consecuencia de amar a Dios sobre todas las cosas, es imposible separar el amor a Dios y al prójimo. El que crea que ama a Dios sin amar al prójimo, se engaña a sí mismo. Y el que ama de verdad al prójimo y le ama como hermano, ya está amando a Dios, aunque no se dé cuenta. Pero amar al prójimo no consiste en tener simpatía por él, amar es dar la vida, como hizo Jesús. El amor cristiano al prójimo no es psicológico, sino que nace de lo más profundo del corazón, no es un sentimiento sino una opción que nace del amor a Dios, y reconoce al otro como hermano, aunque el otro sea pobre y "repugnante"; incluso cuando el otro es enemigo, el cristiano ha de amarle y, más aún, perdonarle, como hizo Jesús.

Compromiso semanal

Revisa tu vida. Medita cómo estás de amor a Dios y al prójimo. Haz propósitos concretos para mejorar tu amor a Dios y al prójimo.

La Palabra del Señor, luz para cada día

1ª lectura: Éxodo 22, 21-26. Si explotáis a viudas y huérfanos, se encenderá mi ira contra vosotros.

La misericordia, especialmente con las personas desvalidas (pobres, huérfanos, viudas, forasteros) es una característica de la Ley de Dios. Para amar a Dios con autenticidad es preciso amar a los hijos de Dios, y, especialmente, a sus preferidos los pobres y débiles.

Salmo 17, 2-4. 47-51. Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza.

En este salmo David da gracias a Dios por la liberación y la victoria. Dios es fuerte. El hombre encuentra la salvación cuando ama la alianza (los mandamientos…), y encuentra su ruina cuando la rechaza.

2ª lectura: 1ª Tesalonicenses 1, 5c-10. Abandonasteis los ídolos para servir a Dios y vivir aguardando la vuelta de su Hijo.

San Pablo felicita a la comunidad de Tesalónica por el modo como aceptó la proclamación del Evangelio. Así se ha convertido en un testimonio de fe para otras comunidades. Su testimonio es misionero, pues ha servido para una proclamación más rápida y eficaz de la Palabra. Semejante aceptación de la Palabra se debe a que fue Dios quien los eligió, y recuerdan que la actividad de fe, el esfuerzo del amor y el tesón de la esperanza que mantienen y son invitados a acrecentar, no se debe a una palabra humana, sino a la fuerza del Espíritu que actúa. Puedes leer 1 Tesalonicenses 4, 13-14.

Evangelio: Mateo 22, 34-40. Amarás al Señor, tu Dios, y a tu prójimo como a ti mismo.

Las palabras de Jesús resuelven la polémica teórica de los judíos sobre cuál es el mandamiento principal de la Ley. En el mandamiento doble del amor a Dios y del amor al prójimo están contenidos todos los demás mandamientos. Toda la aspiración moral del hombre debe tener su origen en una raíz, y estar dirigida a un objetivo, que es el amor. El hombre no solamente está creado para obedecer a Dios como su señor, sino también para amarle como su padre. La obediencia se lleva a cabo por medio del amor a Dios. Dios no quiere esclavos miedosos, sino hijos libres. El amor a los hombres también debe proceder de la misma raíz. El amor del discípulo no puede encontrar barreras. Su modelo es el amor del Padre, que hace salir el sol sobre buenos y malos. Puedes leer Deuteronomio 6, 4-9; Josué 22, 5.



CALENDARIO LITÚRGICO

Lunes 27 Ef 4, 32-5, 8 Vivid en el amor como Cristo.
Sal 1, 1-6 Seamos imitadores de Dios, como hijos queridos.
Lc 13,10-17 A ésta, que es hija de Abrahán, ¿no había que soltarla en sábado?
Visita a algún enfermo.
Martes 28
San Simón y San Judas, Apóstoles
Ef 2, 19-22 Estáis edificados sobre el cimiento de los apóstoles.
Sal 18, 2-5 A toda la tierra alcanza su pregón.
Lc 6, 12-19 Escogió a doce de ellos y los nombro apóstoles.
Reza por las vocaciones sacerdotales y religiosas
Miércoles 29 Ef 6,1-9. No como quien sirve a hombres, sino como esclavos de Cristo.
Sal 144. El Señor es fiel a sus palabras
Lc 13,22-30 Vendrán de Oriente y Occidente y se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Haz una obra de misericordia
Jueves 30 Ef 6,10-20. Tomad las armas de Dios para poder mantener las posiciones.
Sal 143. Bendito el Señor, tu Roca
Lc 13, 31-35 No cabe que un profeta muera fuera de Jerusalén.
Reza por los cristianos perseguidos
Viernes 31 Flp 1, 1-11 El que ha inaugurado entre vosotros una empresa buena, la llevará adelante hasta el día de Cristo.
Sal 110, 1-6 Grandes son los obras del Señor.
Lc 14, 1-6 Había allí un hombre enfermo.
Pídele al Señor que te libere del fariseísmo.
Sábado 1
Todos los Santos
Ap 7, 2-4.9-14 Una muchedumbre inmensa de toda nación, razas...
Sal 23, 1-6 Éstos son los que buscan al Señor.
1 Jn 3, 1-3 Seremos semejantes a Él.
Mt 5, 1-12a Dichosos, los pobres, los limpios, los humildes ...
Revisa tu vida desde el Evangelio de hoy
Domingo 2
Conmemoración de los Fieles Difuntos
Mac 12, 43-46 Obrando con gran rectitud, pensando en la resurrección.
Sal 121, 1-9 Qué alegría cuando me dijeron: vamos a la casa del Señor.
1 Jn 3, 14-16 Nosotros hemos pasado de la muerte a la vida porque amamos a los hermanos.
Jn 11, 17-27 Yo soy la resurrección y la vida.
Reza por tus familiares y amigos difuntos


18 octubre 2008

Domingo 19 de octubre

DOMINGO XXiX DEL TIEMPO ORDINARIO
19 de octubre de 2008 (ciclo A, año par)



Primera lectura
Llevó de la mano a Ciro para doblegar ante él las naciones

Lectura del libro de Isaías 45, 1. 4-6

Así dice el Señor a su Ungido, a Ciro, a quien lleva de la mano:

«Doblegaré ante él las naciones, desceñiré las cinturas de los reyes, abriré ante él las puertas, los batientes no se le cerrarán.

Por mi siervo Jacob, por mi escogido Israel, te llamé por tu nombre, te di un título, aunque no me conocías.

Yo soy el Señor y no hay otro; fuera de mí, no hay dios. Te pongo la insignia, aunque no me conoces, para que sepan de Oriente a Occidente que no hay otro fuera de mí.

Yo soy el Señor, y no hay otro.»

Palabra de Dios

Salmo responsorial
Sal 95, 1 y 3. 4-5. 7-8. 9-10a y c

R. Aclamad la gloria y el poder del Señor.

Cantad al Señor un cántico nuevo,
cantad al Señor, toda la tierra.
Contad a los pueblos su gloria,
sus maravillas a todas las naciones. R.

Porque es grande el Señor,
y muy digno de alabanza,
más temible que todos los dioses.
Pues los dioses de los gentiles son apariencia,
mientras que el Señor ha hecho el cielo. R.

Familias de los pueblos, aclamad al Señor,
aclamad la gloria y el poder del Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor,
entrad en sus atrios trayéndole ofrendas. R.

Postraos ante el Señor en el atrio sagrado,
tiemble en su presencia la tierra toda;
decid a los pueblos: «El Señor es rey,
él gobierna a los pueblos rectamente.» R.

Segunda lectura
Recordamos vuestra fe, vuestro amor y vuestra esperanza

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 1, 1-5b

Pablo, Silvano y Timoteo a la Iglesia de los Tesalonicenses, en Dios Padre y en el Señor Jesucristo. A vosotros, gracia y paz.

Siempre damos gracias a Dios por todos vosotros y os tenemos presentes en nuestras oraciones.

Ante Dios, nuestro Padre, recordamos sin cesar la actividad de vuestra fe, el esfuerzo de vuestro amor y el aguante de vuestra esperanza en Jesucristo, nuestro Señor.

Bien sabemos, hermanos amados de Dios, que él os ha elegido y que, cuando se proclamó el Evangelio entre vosotros, no hubo sólo palabras, sino además fuerza del Espíritu Santo y convicción profunda.

Palabra de Dios

Aleluya
Flp. 2, 15d. 16
Brilláis como lumbreras del mundo,
mostrando una razón para vivir.

EVANGELIO
Pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios

Lectura del santo evangelio según san Mateo 22, 15-21

En aquel tiempo, se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta. Le enviaron unos discípulos, con unos partidarios de Herodes, y le dijeron:

- «Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad; sin que te importe nadie, porque no miras lo que la gente sea. Dinos, pues, qué opinas: ¿es lícito pagar impuesto al César o no? »

Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús:

- «Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto. »

Le presentaron un denario. Él les preguntó:

- «¿De quién son esta cara y esta inscripción?»

Le respondieron:

- «Del César.»

Entonces les replicó:

- «Pues pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.»

Palabra del Señor



COMENTARIO

Pagadle al César lo que es del César
y a Dios lo que es de Dios

La Palabra de Dios que proclamamos hoy nos plantea un tema candente y complejo: la relación entre la religión y la política, porque los cristianos estamos en el mundo, pero no somos del mundo, porque los cristianos somos ciudadanos del mundo y ciudadanos del Reino de Dios.

Jesús se encuentra ante una pregunta capciosa: los que le preguntan quieren hacerle caer. Si Jesús responde que hay que pagar al César, se enfrentará con el pueblo que no quiere pagar; si responde que no hay que pagar, se enfrentará con el poder romano. La respuesta de Jesús es, por tanto, hábil y desconcertante: Dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios.

¿Qué quiere decirnos Jesús? ¿Quiere decirnos que la religión y la política son dos ámbitos separados que no tienen nada que ver el uno con el otro? ¿Quiere decir que el cristiano se debe desentender de la sociedad, de la política? Pues no. Jesús nos está invitando a ser buenos ciudadanos y a ser buenos cristianos. Ser cristiano engloba todos los aspectos de la vida, y nuestra fe se debe manifestar en todo lo que hagamos, incluso en la política.

Y en la participación en la vida social y política, el cristiano ha de tener en cuenta que es cristiano, que hay que obedecer a Dios antes que a los hombres (Hechos 5, 29), y que, por tanto, su participación en la vida política y social ha de ser coherente con el Evangelio, con la fe.

Y el cristiano ha de tener en cuenta de que hay algunos valores a los que no puede renunciar sin traicionar su fe: la defensa de la vida (luchando contra el aborto, la eutanasia, la pena de muerte…), la libertad auténtica, el respeto a la Iglesia y a los valores cristianos, la libertad de enseñanza auténtica, la protección y apoyo a la familia, la defensa del verdadero matrimonio, la promoción de los más débiles, el fomento de los valores morales, la moralización de la vida pública, la lucha contra la corrupción... Todos estos son -entre otros- valores fundamentales para un cristiano.

Además, el Evangelio nos enseña que la Iglesia, aunque no se confunde en modo alguno con la comunidad política, tiene el deber de "emitir un juicio moral incluso sobre las cosas que afectan al orden político cuando lo exijan los derechos fundamentales de la persona o la salvación de las almas" (GS 76, Catecismo 2245-2246).

Compromiso semanal

Revisa tu participación en la vida social y política, y piensa si te estás comportando como un buen ciudadano y un buen cristiano.

La Palabra del Señor, luz para cada día

1ª lectura: Isaías 45, 1. 4-6. Llevó de la mano a Ciro para doblegar ante él las naciones.

Dios quiere salvar a su pueblo del destierro, a donde le había llevado su pecado. Para eso elige a Ciro. Nadie podrá resistirle, porque es el ungido de Dios para liberar a su pueblo. Dios escoge sus instrumentos de salvación donde quiere. Todos se orientan al bien de su pueblo. Y para que todas las naciones conozcan que Yahvé, él sólo, es Dios. Este texto nos puede ayudar a comprender que el Espíritu Santo actúa también en personas que no le conocen, aunque obre en plenitud en la Iglesia de Jesucristo.

Salmo 95, 1-10. Aclamad la gloria y el poder del Señor.

El salmo invita a toda la creación a aclamar al Señor. Para todas las naciones, el anuncio de la llegada del Señor es la buena noticia del reinado de Dios. Mientras llega el día en que podamos cantar definitivamente el "canto de Moisés y del Cordero", nos esforzamos por entonar el "cántico nuevo" de la venida del reino. Nuestra vida santa será el signo que todos puedan ver. Puedes leer Isaías 40, 12-20.

2ª lectura: 1ª Tesalonicenses 1, 1-5b. Recordamos vuestra fe, vuestro amor y vuestra esperanza.

San Pablo da una síntesis del estado de la comunidad de Tesalónica: Está bien fundada en las tres virtudes teologales, fe, esperanza y caridad. Particularmente en la esperanza, que se manifiesta en la firmeza con que soportan los sufrimientos. Es una comunidad de elegidos; esta elección quedó evidenciada en los frutos que produjo la proclamación del Evangelio. Es una comunidad poseída -salvada- por el Espíritu. Y a él se deben. Puedes leer 1 Corintios 2, 1-9.

Evangelio: Mateo 22, 15-21. Pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

Hay quienes van con doblez a Cristo. Estos pueden engañar a los hombres, pero no a Cristo que conoce lo que hay en el corazón humano. Cristo indica que hay que dar al César lo que es del César. La respuesta de Cristo subyuga por su hondura y serena libertad. Termina con dos ideales (judío y romano) igualmente alejados del orden querido por Dios. Ni "teocracia" ni divinización del poder político. Jesús afirma la primacía absoluta de Dios sobre los derechos del poder político, por legítimos que estos sean, pero no decide qué autoridad debe gestionar el bien común de la tierra. Tampoco la suprime. Lo mismo el cristiano: reconoce las autoridades legítimas y las organizaciones de los estados, pero niega al poder político prerrogativas divinas y afirma que no se puede dar al César lo que es de Dios.



CALENDARIO LITÚRGICO

Lunes 20 Ef 2, 1-10 Somos, pues, obra suya.
Sal 95, 2-5 El Señor nos hizo y somos suyos.
Lc 12,13-21 Lo que has acumulado, ¿de quién será?
Revisa cuál es tu actitud ante el dinero
Martes 21 Ef 2, 12-22 Él ha hecho de los dos pueblos una sola cosa.
Sal 84, 9-14 Dios anuncia la paz a su pueblo.
Lc 12, 35-38 Dichosos los criados a quienes el amo encuentre vigilantes cuando llegue.
Pídele al Señor el don de estar preparado
Miércoles 22 Ef 3, 2-12 El misterio de Cristo ha sido revelado ahora.
Sal Is 12, 2-6 Sacaréis agua con gozo de las fuentes de la salvación Lc 12,39-48 Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá.
Revisa tu fidelidad a Cristo y a la Iglesia
Jueves 23
San Juan de Capistrano
Ef 3, 14-21 Que el amor sea vuestra raíz y vuestro cimiento; así llegaréis a vuestra plenitud, según la plenitud total de Dios.
Sal 32, 1-5.11-12.18-19 La misericordia del Señor llena la tierra.
Lc 12,49-53 No he venido a traer paz, sino división.
Da testimonio de Jesucristo
Viernes 24
San Antonio María Claret
Ef 4, 1-6 Un solo cuerpo, un Señor, una fe, un bautismo.
Sal 23, 1-6 Éste, Señor, es el grupo que busca tu presencia
Lc 12, 54-59 Si sabéis interpretar el aspecto de la tierra y el cielo,¿cómo no sabéis interpretar el tiempo presente?
¿Guardas rencor a alguien? Intenta perdonar
Sábado 25 Ef 4,7-16. Cristo es la cabeza, de él todo el cuerpo procura el crecimiento.
Sal 121. Llenos de alegría vamos a la casa del Señor
Lc 13,1-9 Si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera.
Revisa si tu vida da el fruto que debe dar
Domingo, 26
30º del Tiempo Ordinario
Ex 22, 21-27 Si explotáis a viudas y huérfanos se encenderá mi ira contra vosotros.
Sal 17, 2-4.47.51 Yo te amo, Señor, tú eres mi fortaleza.
I Ts 1, 5c-10 Abandonad los ídolos y aguardad la vuelta del Hijo.
Mt 22, 34-40 Amarás al Señor tu Dios y al prójimo como a ti mismo
Reza por tu familia y por la parroquia


09 octubre 2008

Domingo 12 de octubre

DOMINGO XXViii DEL TIEMPO ORDINARIO
12 de octubre de 2008 (ciclo A, año par)



Primera lectura
El Señor preparará un festín, y enjugará las lágrimas de todos los rostros

Lectura del libro de Isaías 25, 6-10a

Aquel día, el Señor de los ejércitos preparará para todos los pueblos, en este monte, un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera; manjares enjundiosos, vinos generosos. Y arrancará en este monte el velo que cubre a todos los pueblos, el paño que tapa a todas las naciones.

Aniquilará la muerte para siempre. El Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros, y el oprobio de su pueblo lo alejará de todo el país. - Lo ha dicho el Señor -.

Aquel día se dirá: «Aquí está nuestro Dios, de quien esperábamos que nos salvara; celebremos y gocemos con su salvación. La mano del Señor se posará sobre este monte.»

Palabra de Dios

Salmo responsorial
Sal 22, 1-3a. 3b-4- 5. 6

R. Habitaré en la casa del Señor por años sin término.

El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas. R.

Me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan. R.

Preparas una mesa ante mí,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa. R.

Tu bondad y tu misericordia
me acompañan todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término. R.

Segunda lectura
Todo lo puedo en aquel que me conforta

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses 4, 12-14. 19-20

Hermanos:

Sé vivir en pobreza y abundancia. Estoy entrenado para todo y en todo: la hartura y el hambre, la abundancia y la privación. Todo lo puedo en aquel que me conforta. En todo caso, hicisteis bien en compartir mi tribulación.

En pago, mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades con magnificencia, conforme a su espléndida riqueza en Cristo Jesús.

A Dios, nuestro Padre, la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Palabra de Dios

Aleluya
Ef. 1, 17-18
El Padre de nuestro Señor Jesucristo ilumine los ojos de nuestro corazón,
para que comprendamos cuál es la esperanza a la que nos llama.

EVANGELIO
A todos los que encontréis, convidadlos a la boda

Lectura del santo evangelio según san Mateo 22, 1-14

En aquel tiempo, de nuevo tomó Jesús la palabra y habló en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:

- «El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo. Mandó criados para que avisaran a los convidados a la boda, pero no quisieron ir. Volvió a mandar criados, encargándoles que les dijeran:

"Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas, y todo está a punto. Venid a la boda.

Los convidados no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios; los demás les echaron mano a los criados y los maltrataron hasta matarlos.

El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. Luego dijo a sus criados:
"La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda."

Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales reparo en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo:

"Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin vestirte de fiesta?" El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los camareros: "Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes."

Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos.»

Palabra del Señor



COMENTARIO

A todos los que encontréis, convidadlos a la boda

La Palabra de Dios que proclamamos hoy nos propone para nuestra meditación la parábola de los convidados al banquete, que tiene un mensaje claro para todos nosotros. El Rey es Dios; el banquete de bodas la vida eterna; los enviados, los profetas y los apóstoles: la Iglesia; los invitados que rechazan la invitación, aquellos que no aceptan a Jesucristo; los llamados en los caminos son los pecadores; el incendio de la ciudad es la ruina que conlleva el no aceptar a Jesús. El traje de bodas es la actitud que cada uno adopta ante el Evangelio y el Reino de Dios, la respuesta de cada uno de nosotros a la llamada de Dios.

Muchos son los llamados y pocos los escogidos: Jesús quiere hacer hincapié en la seriedad de la llamada de Dios, en la urgencia de la conversión. Jesús critica nuestra falta de interés por el Reino de Dios, el poner muchas cosas por delante de la fe (los estudios, el trabajo, los negocios…), cuando ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si se pierde su alma?

¿Qué es lo que te impide llegar al banquete? ¿Qué excusas sueles poner tú? ¿Qué caso haces de los enviados, en tu caso, de la Iglesia?

Por otra parte, no nos basta con estar invitados al banquete y aceptar la invitación. Para poder ir al banquete hay que llevar un traje digno, limpio: debemos estar revestidos de la gracia de Dios. ¿Cómo te acercamos, por ejemplo, a la Eucaristía, sacramento que anticipa el banquete definitivo? ¿Procuras llevar el traje limpio? ¿Lo limpias, por medio del sacramento de la Penitencia, cuando se ensucia?

Sin embargo el tema central es la INVITACION, la llamada, la vergüenza de rechazar la invitación, las excusas mezquinas para justificar el rechazo, la gratuidad de quien sigue invitando sin cansarse. ¿Cuáles son las características de la invitación de Jesús?

El Reino de Dios es festivo, precioso, alegre: es semejante a un banquete. La entrada al banquete es iniciativa de Dios libre: se requiere una invitación. La invitación es un acto de gracia, y quien invita quiere difundir su alegría, manifestarla, participarla.

La invitación es seria: es una invitación de amor que compromete la vida. Dios es tan grande, tan maravilloso que, al invitar compromete, y es un compromiso que cambia totalmente la vida, la hace nueva. Quien rechaza la invitación es insensato. Quien no va al banquete del rey presenta pretextos, excusas, porque sabe que ofende al Rey.

La invitación se hace libremente. Ésta no está reservada a una élite: está dirigida a los pobres, a los que se sienten necesitados: el Rey quiere a todos, hasta a los más miserables.

La invitación exige obediencia y desapego: no basta decir sí con las palabras.

La invitación exige totalidad en la respuesta, porque quien encuentra el tesoro vende todo lo que tiene. Responder a la invitación supone exigencias que tocan de lleno a la vida.

Esta parábola es, pues, una invitación a plantearnos la llamada que Dios nos hace a vivir la vida eterna, a vivir el Reino de los Cielos: ese es nuestro destino definitivo, esa es la meta a la respuesta de nuestra vida: alcanzar la plenitud de la vida en el Reino de Dios.

La respuesta a esa invitación hay que darla ya, ¡ahora! Y hay que darla viviendo el estilo de vida de Jesús, viviendo nuestra vocación a la santidad, llevando el traje de las buenas obras, de la justicia de Dios. ¿Te atreves? ¡Ánimo! ¡Vale la pena!

Compromiso semanal

Revisa tu vida y plantéate cómo es la respuesta que estás dando a la llamada de Dios. Revisa si llevas el traje limpio para poder entrar en el banquete de la vida eterna.

La Palabra del Señor, luz para cada día

1ª lectura: Isaías 25, 6-10a. El Señor preparará un festín y enjugará las lágrimas de todos los rostros.

Esta profecía celebra la realeza de Yahvé en el monte Sión bajo la imagen de un banquete o convite real. Todas las naciones están invitadas. Yahvé es su rey. La salvación alcanza a todos los pueblos. El Señor quitará a todos los hombres los signos de duelo (velo, lágrimas, muerte), y a Israel le quitará el oprobio (la idolatría): a cambio, dará a todos la alegría del festín y la realidad salvadora en la que esperaban. Puedes leer Juan 6, 51s.

Salmo 22, 1-6. Habitaré en la casa del Señor por años sin término.

Una profunda alegría y serena confianza dominan todo el salmo que canta la felicidad de estar junto a Dios. El Señor Jesús es nuestro Pastor, el que a través de esta vida nos lleva al Reino de Dios.

2ª lectura: Filipenses 4, 12-14. 19-20. Todo lo puedo en aquel que me conforta.

San Pablo agradece a los Filipenses la ayuda material con que le han socorrido. La agradece, pero les dice también que él está acostumbrado a pasar por todo en el ejercicio de su apostolado. Esta actitud apostólica, indiferente a todo lo material que le rodea, exige un poder especial en san Pablo. Este poder le viene de Cristo: lo puede todo en Cristo Jesús crucificado, que le conforta. Puedes leer 2 Corintios 12, 9-10.

Evangelio: Mateo 22, 1-14. A todos los que encontréis, convidadlos a la boda.

La imagen de la boda en la que el esposo es Cristo simboliza la historia de la salvación. El que invita a esta boda es Dios. Primero invitó al Pueblo de Israel, entablando un pacto con ellos. Llegó el esposo, pero su Pueblo no le recibió. Después, fuimos llamados nosotros, los gentiles, a participar de su Reino, para llegar a ser hijos de Dios, y ¡lo somos! Pero para pertenecer a este Reino se precisa un vestido: el de la gracia de Dios. La invitación que Dios hace es gratuita, pero hay que aceptarla, hay que dar una respuesta personal a la invitación de Dios. Puedes leer Apocalipsis 21, 1-4.



CALENDARIO LITÚRGICO

Lunes 13 Gal 4, 22-24.26-27.31-5,1 No somos hijos de esclava, sino de la mujer libre.
Sal 97,1-4 El Señor da a conocer su victoria.
Lc 11,29-32 A esta generación no se le dará más signo que el de Jonás.
Reza por los que no creen
Martes 14 San Calixto I, papa y mártir
Gal 4, 31b-5,6 Lo único que cuenta es una fe activa en el amor
Sal 18,2-5 El cielo proclama la gloria de Dios.
Lc 11,37-41 Dad limosna y lo tendréis limpio todo.
Haz una obra de misericordia
Miércoles 15
Santa Teresa de Jesús
Si 15,1-6. La llena de sabiduría e inteligencia.
Sal 88. Contaré tu fama a mis hermanos; en medio de la asamblea te alabaré.
Mt 11,25-30. Soy manso y humilde de corazón
Medita el Evangelio de hoy
Jueves 16
Santa Eduvigis, Santa Margarita María de Alacoque
Ef 1, 1-10 Nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo.
Sal 129, 1-5 Del Señor viene la misericordia.
Lc 11, 47-54 Se pedirá cuenta de la sangre los profetas.
Reza por los que critican y persiguen a la Iglesia
Viernes 17
San Ignacio de Antioquía
Ef 1, 11-14 También vosotros habéis sido marcados con el Espíritu.
Sal 31,1-2.5.11 Tú eres mi refugio: me rodeas de cantos de liberación.
Lc 12,1-7 Hasta los pelos de vuestra cabeza están contados.
¿Cuáles son tus temores? Pídele al Señor por ellos
Sábado 18
SAN LUCAS, evangelista
2 Tim 4, 9-17 Sólo Lucas está conmigo.
Sal 144, 10-13.17-18 Tus amigos, Señor, proclamen la gloria de tu reinado.
Lc 10, 1-12 La mies es abundante y los obreros pocos.
Reza por las vocaciones sacerdotales y religiosas
Domingo, 19
29º del Tiempo Ordinario
Is 45, 1.4-6. Llevo de la mano a Ciro para doblegar ante él las naciones.
Sal 95, 1.3-5.7-10. Aclamad la gloria y el poder del Señor.
Ts 1, 1-5b. Recordamos vuestra fe, esperanza y caridad.
Mt 22, 15-21. Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.
Reza por tu familia y por la parroquia


Concierto de Martín Valverde en Valencia

Concierto de Martín Valverde en Valencia
Viernes, 31 de octubre a las 19:00 h.
Colegio Esclavas del Sagrado Corazón
de Jesús. Calle Micer Mascó, 1.

La primera universidad en Internet para defensa de la vida

La primera universidad en Internet para la defensa de la vida, fundada por un valenciano, inicia el curso con dos nuevas titulaciones.
Cuenta con 60 profesores de 16 universidades en 7 países, que ejercen su labor gratuitamente.

VALENCIA, 7 OCT. (AVAN).- La Universidad Libre Internacional de las Américas (ULIA), fundada de forma pionera en internet por el sociólogo valenciano José Pérez Adán para la difusión de contenidos sobre la defensa de la vida humana, ha abierto su plazo de inscripción para el curso 2008-2009, en el que aumentará el número de sus titulaciones de siete a nueve.

“Poder ampliar el número de títulos es posible gracias a la incorporación desinteresada y altruista de reconocidos profesores universitarios de varios países, lo que permite también que los alumnos puedan cursar las materias de forma gratuita”, ha afirmado a la agencia AVAN José Pérez Adán. La ULIA cuenta con más de sesenta profesores y tutores de dieciséis universidades en siete países diferentes, entre los que figuran una veintena de valencianos.

Entre los estudiantes de la ULIA, hay internautas de varios países iberoamericanos, así como de Estados Unidos, Canadá, Brasil, Filipinas, Portugal o Italia, además de España.

Las nuevas titulaciones que ofrece este curso la ULIA son dos maestrías en “Bioética” y en “Educación de la Sexualidad y Defensa de la Vida”. Ambas se desarrollarán durante dos años y su “carga lectiva equivale a ochenta créditos, es decir, entre 2.000 y 2.400 horas de dedicación”, ha explicado Pérez Adán.

El programa formativo de la ULIA mantiene además seis diplomas en “Prácticas de Afirmación Familiar”, “Actualización Pedagógica y Excelencia Educativa”, “Bioética”, “Educación en virtudes a través del cine”, “Etica Ambiental” y “Derecho Natural y derechos humanos”, así como una maestría en “Desarrollo”.

Los temarios son distribuidos a través de internet y los alumnos plantean sus dudas a los tutores mediante el correo electrónico.

La universidad, que ha puesto a disposición de los interesados las direcciones electrónicas www.ulia.org y info@ulia.org, pretende "fundamentar la defensa de la vida humana y dotar de los pertinentes conocimientos a quienes deseen orientar su actividad profesional o personal hacia la promoción de la dignidad de las personas”, han añadido.

En la ULIA han estudiado, desde que fue creada en 2001 por la Fundación Interamericana Ciencia y Vida, un total de setecientas personas. A su vez, la fundación, constituida en 1993 por el propio José Pérez Adán, el profesor de la Universidad Autónoma de Madrid Jesús Poveda y José María Rojo, ex-vicedecano de la facultad de Derecho de Valencia, ya fallecido, organiza en la actualidad universidades de verano en distintos países de Iberoamérica y en España.

01 octubre 2008

Domingo 5 de octubre

DOMINGO XXVii DEL TIEMPO ORDINARIO
5 de octubre de 2008 (ciclo A, año par)



Primera lectura
La viña del Señor de los ejércitos es la casa de Israel

Lectura del libro de Isaías 5, 1-7

Voy a cantar en nombre de mi amigo un canto de amor a su viña.
Mi amigo tenía una viña en fértil collado.
La entrecavó, la descantó, y plantó buenas cepas; construyó en medio una atalaya y cavó un lagar.
Y esperó que diese uvas, pero dio agrazones.
Pues ahora, habitantes de Jerusalén, hombres de Judá, por favor, sed jueces entre mi y mi viña.
¿Qué más cabía hacer por mi viña que yo no lo haya hecho?
¿Por qué, esperando que diera uvas, dio agrazones?
Pues ahora os diré a vosotros lo que voy a hacer con mi viña: quitar su valla para que sirva de pasto, derruir su tapia para que la pisoteen.
La dejaré arrasada: no la podarán ni la escardarán, crecerán zarzas y cardos; prohibiré a las nubes que lluevan sobre ella.
La viña del Señor de los ejércitos es la casa de Israel;
son los hombres de Judá su, plantel preferido.
Esperó de ellos derecho, y ahí tenéis: asesinatos; esperó justicia, y ahí tenéis: lamentos.

Palabra de Dios

Salmo responsorial
Sal 79, 9 y 12. 13-14. 15-16. 19-20

R. La viña del Señor es la casa de Israel.

Sacaste una vid de Egipto,
expulsaste a los gentiles, y la trasplantaste.
Extendió sus sarmientos hasta el mar,
y sus brotes hasta el Gran Río. R.

¿Por qué has derribado su cerca
para que la saqueen los viandantes,
la pisoteen los jabalíes
y se la coman las alimañas? R.

Dios de los ejércitos, vuélvete:
mira desde el cielo, fíjate, ven a visitar tu viña,
la cepa que tu diestra plantó,
y que tú hiciste vigorosa. R.

No nos alejaremos de ti:
danos vida, para que invoquemos tu nombre.
Señor, Dios de los ejércitos, restáuranos,
que brille tu rostro y nos salve. R.

Segunda lectura
Poned esto por obra, y el Dios de la paz estará con vosotros

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses 4, 6-9

Hermanos:

Nada os preocupe; sino que, en toda ocasión, en la oración y súplica con acción de gracias, vuestras peticiones sean presentadas a Dios.

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo juicio, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Finalmente, hermanos, todo lo que es verdadero, noble, justo, puro, amable, laudable, todo lo que es virtud o mérito, tenedlo en cuenta.

Y lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis, visteis en mí, ponedlo por obra.

Y el Dios de la paz estará con vosotros.

Palabra de Dios

Aleluya
Jn 15, 16
Yo os he elegido del mundo,
para que vayáis y deis fruto,
y vuestro fruto dure -dice el Señor-.

EVANGELIO
Arrendará la viña a otros labradores

Lectura del santo evangelio según san Mateo 21, 33-43

En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:

- «Escuchad otra parábola: Había un propietario que plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, construyó la casa del guarda, la arrendó a unos labradores y se marchó de viaje.

Llegado el tiempo de la vendimia, envió sus criados a los labradores, para percibir los frutos que le correspondan. Pero los labradores, agarrando a los criados, apalearon a uno, mataron a otro, y a otro lo apedrearon.

Envió de nuevo otros criados, más que la primera vez, e hicieron con ellos lo mismo. Por último les mandó a su hijo, diciéndose: "Tendrán respeto a mi hijo."

Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: "Éste es el heredero: venid, lo matamos y nos quedamos con su herencia."

Y, agarrándolo, lo empujaron fuera de la viña y lo mataron.

Y ahora, cuando vuelva el dueño de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores?»

Le contestaron:

- «Hará morir de mala muerte a esos malvados y arrendará la viña a otros labradores, que le entreguen los frutos a sus tiempos.»

Y Jesús les dice:

- «¿No habéis leído nunca en la Escritura:

"La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente"?

Por eso os digo que se os quitará a vosotros el reino de Dios y se dará a un pueblo que produzca sus frutos.»

Palabra del Señor



COMENTARIO

Arrendará la viña
a otros labradores

La Palabra de Dios que proclamamos hoy nos propone para nuestra meditación esta parábola que nos habla de un hombre que pone un negocio, encomienda su gestión a los encargados y se va, mandando luego a sus criados a recoger sus frutos.

Es un punto de partida para una reflexión sobre la Iglesia, sobre el apostolado y sobre la propia vida. Porque todos tendemos a constituirnos en propietarios de lo que se nos ha dado en administración. En ese caso, ni los frutos ni la gloria van a Dios. Sería buscar el éxito y los intereses personales. Y esto es fundamental que lo tengamos claro: no somos dueños, somos administradores de los dones que Dios nos ha dado, tanto a nivel personal como comunitario.

La Iglesia –cada uno de nosotros dentro de ella– es el objeto de la providencia amorosa de Dios. Somos como un campo espiritual, tierra bien preparada, con una capacidad de recibir, de responder, de dar fruto... Podemos caer en la ingenua equivocación de pensar que lo que tenemos es nuestro, lo mismo en dones materiales como espirituales.

Somos administradores y no dueños. Nuestra gestión debe apuntar a los intereses y gloria del dueño, de Dios: eso implica la fidelidad. Los dones, los carismas que hemos recibido, más que motivo de orgullo, deben entenderse como una responsabilidad. No deben ser motivo de orgullo porque son un regalo que hemos recibido de Dios, sin mérito alguno por nuestra parte: nos los ha dado porque Él ha querido. Y, por otra parte, implican una tremenda responsabilidad, porque Dios nos ha de pedir cuentas de ellos. Dios nos va a pedir los frutos de la viña.

A veces recibimos mensajes de Dios que nos recuerdan nuestra dependencia y la urgente necesidad de poner a rendimiento nuestros dones en beneficio del que nos los dio: de Dios. Nuestra respuesta puede ser desigual: se puede aceptar el mensaje o perseguir y matar a los mensajeros. Pero matar a los mensajeros de Dios es pronunciar sentencia de condenación sobre uno mismo. El abuso de un don puede traer como consecuencia la privación de ese don: el dueño de la viña arrendará la viña a otros labradores.

Todos tenemos un poco de apóstoles y de profetas. Tenemos obligación de brillar ante los demás para hacer que Dios sea glorificado. Pero si profetizamos en nombre propio, sin ser fieles a Dios y a la Iglesia, o nos hacemos cuerpos opacos que queremos aprovechar los dones recibidos de Dios en beneficio propio, nos convertimos en ladrones respecto a Dios y en traidores a la causa de nuestros hermanos.

¡Piénsalo! ¿Qué estás haciendo con los dones y carismas que has recibido de Dios? ¿Al servicio de quién los pones? ¿Qué estás haciendo por la Iglesia? ¿Estás haciendo todo lo que –razonablemente– puedes? ¿Qué más puedes hacer?

Compromiso semanal

Revisa tu vida y plantéate qué es lo que estás haciendo con lo que has recibido de Dios.

La Palabra del Señor, luz para cada día

1ª lectura: Isaías 5, 1-7. La viña del Señor de los ejércitos es la casa de Israel.

Dios ha multiplicado sus cuidados a lo largo de la historia de Israel, la viña escogida. ¿Cuál es el resultado? El profeta penetra en el corazón de Dios y refleja toda la tristeza y decepción de quien esperaba el buen fruto, correspondiente a tantos desvelos, y recoge el fruto amargo de la injusticia y del desprecio. El amor decepcionado abandona con pesar, a la viña a su propia suerte. Este abandono es la ruina de la viña. Esta es la síntesis de la historia de la salvación: la lucha entre la misericordia amorosa de Dios y la infidelidad constante del hombre. Es una advertencia y exhortación para la Iglesia y para todo cristiano.

Salmo 79, 9-20. La viña del Señor es la casa de Israel.

La Iglesia de Jesús es la viña del Señor. Esta Iglesia confiesa los cuidados con que la ha rodeado su Pastor, pero ante el recuerdo de las infidelidades de Israel y de las suyas propias pide renovación y coraje para no recaer.

2ª lectura: Filipenses 4, 6-9. Poned esto por obra, y el Dios de la paz estará con vosotros.

San Pablo exhorta a los cristianos a que asimilen todo lo bueno que encuentren en la vida. En todo lo bueno hay una huella de Dios creador y salvador. Bajo los imperativos evangélicos, el cristiano asume los valores e ideales de la cultura de su tiempo y discierne en ellos aquello que puede ser transformado por el Evangelio. Puedes leer Mateo 6, 25-34.

Evangelio: Mateo 21, 33-43. Arrendará la viña a otros labradores.

Jesús propone una parábola dramática que resume la historia de la salvación. Su muerte es el enlace crucial entre los antiguos viñadores y los nuevos. Las palabras de Jesús son duras: se le quitará a un pueblo y se le dará a otro que producirá frutos. Puedes leer 1 Juan 4, 9-10.



CALENDARIO LITÚRGICO

Lunes 6
Témporas de acción de gracias y de petición
Dt 8, 7-18 Dios te da la fuerza para crearte estas riquezas.
1 Cr 29, 10-12 Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder.
2 Cr 5, 17-21 Reconciliaos con Dios.
Mt 7, 7-11 Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá.
Haz una acción de gracias a Dios.
Martes 7
Ntra. Sra. la Virgen del Rosario
Ga 1, 13-24 Se dignó revelar a su Hijo en mí, para que yo le anunciara a los gentiles.
Sal 138, 1-3.12-15 Guíame, Señor, por el camino eterno.
Lc 10, 38-42 María escuchaba su Palabra, Marta estaba atareada.
Lee un fragmento del Evangelio
Miércoles 8
San Luís Bertrán, presbítero
Ga 2, 1-2.7-14 Reconocieron el don que he recibido.
Sal 116, 1-2 Id al mundo entero y proclamad el Evangelio.
Lc 11, 1-4 Señor, enséñanos a orar.
Haz un ratito de oración, dando gracias a Dios.
Jueves 9
San Dionisio
Gá 3,1-5. ¿Recibisteis el Espíritu por observar la ley, o por haber respondido a la fe?
Sal: Lc 1,69.70.71-72.73-75. Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado a su pueblo.
Lc 11,5-13. Pedid y se os dará.
Pídele al Señor lo que más necesites
Viernes 10
Santo Tomás de Villanueva
Ga 3, 7-14 Los hombres de fe reciben la bendición con Abrahán.
Sal 110, 1-6 El Señor recuerda siempre su alianza
Lc 11, 15-26 El que no está conmigo, está contra mí.
Reza por los enfermos, ¡visítalos!
Sábado 11
Santa Soledad Torres Acosta
Ga 3, 22-29 Todos sois hijos de Dios por la fe.
Sal 104 El Señor se acuerda de su alianza eternamente.
Lc 11, 27-28 Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios.
Reza por los niños y los jóvenes.
Domingo 12
28º del Tiempo Ordinario
Is 25, 6-10a El Señor preparará un festín; enjugará las lágrimas de todos los rostros.
Sal 22, 1-6 Habitaré en la casa del Señor, por años sin término.
Fil 4, 12-14.19-20 Todo lo puedo en aquel que me conforta.
Mt 22, 1-14 A todos los que encontréis, convidadlos a la boda
Reza por tu familia y por la parroquia


Los Libros de Bautismo

EL SUPREMO ANULA LA SENTENCIA DE LA AUDIENCIA NACIONAL SOBRE LOS LIBROS DE BAUTISMO Y NO PODRAN SER OBJETO DE CANCELACIONES
Estima así el recurso interpuesto por el Arzobispado de Valencia
pixel
VALENCIA, 30 SEPT. (AVAN).- El Tribunal Supremo ha anulado la sentencia de la Audiencia Nacional que consideraba los Libros de Bautismo como ficheros de datos en los que se podían añadir anotaciones de cancelaciones, y ha admitido así el recurso de casación que interpuso el Arzobispado de Valencia.

En su fallo ahora invalidado, la Audiencia Nacional había ratificado una resolución de la Agencia Española de Protección de Datos, que el Tribunal Supremo ha declarado también nula por no ser ajustada a derecho, según han indicado a la agencia AVAN fuentes de los servicios jurídicos del Arzobispado de Valencia.

La sentencia del Supremo, con fecha 19 de septiembre de 2008, considera que, como señalaban los servicios jurídicos de la archidiócesis valenciana, los Libros de Bautismo no tienen la consideración de fichero, por lo que no están sujetos a la legislación en materia de protección de datos.

El Arzobispado de Valencia había recurrido por la vía contencioso administrativa ante la Audiencia Nacional la decisión de la Agencia Española de Protección de Datos de admitir la reclamación presentada por una persona que pretendía que se cancelara su inscripción en el Libro de Bautismo.

En su recurso a la Audiencia Nacional, los servicios jurídicos del Arzobispado defendían que los Libros de Bautismo "no son un fichero de datos ni sus asientos prejuzgan la pertenencia actual a la Iglesia Católica". Además, el Arzobispado recordaba la inviolabilidad de los Libros de Bautismo y advertía que la orden de la Agencia de Protección de Datos para que se añadiera por escrito la anotación requerida infringía el acuerdo de 1979 entre España y la Santa Sede sobre asuntos jurídicos, que, en el apartado I.6, expresa que el Estado y la Iglesia garantizarán la inviolabilidad y la confidencialidad de los archivos y registros de la Iglesia.

La Audiencia Nacional sentenció rechazando el recurso del Arzobispado contra la resolución de la Agencia Española de Protección de Datos. Sin embargo, ahora el Tribunal Supremo ha fallado a favor del Arzobispado y anula la sentencia de la Audiencia Nacional por no ser ajustada a derecho.